viernes, 18 de noviembre de 2016

PAUL RICOEUR , FASCINACIÓN POR LA PALABRA -prolegómenos (I)-


¿Qué es aquello que nos hace mantener nuestra identidad ? ¿ Qué sustancia aristoteliana en nuestro interior se mantiene igual a si misma en todas las circunstancias en las que nos encontremos ? Para Paul Ricoeur ese hilo conductor que nos de la respuesta de quíenes somos es la narrativa de nuestra vida establecida con palabras . Esa teleología , finalidad , lugar en el mundo para nuestra persona lo podremos descubrir por medio del relato de nuestra vida .

En la medida en que en esa narrativa de nuestra existencia podamos integrar un contexto social , familiar , histórico , mitológico , psicológico es probable que podamos descubrir nuestra identidad , al menos dentro de esos contextos asumidos y para el tiempo presente de nuestra exploración indagatoria .

Es a través de esos símbolos arbitrarios dotados de significado que se constituyen en lenguaje , las palabras , que para Paul Ricoeur podemos encontrar el sentido y destino humanos . Enclavado en las proximidades de la escuela estructuralista francesa comparte esa fascinación por las palabras en la que podemos destacar a Jacques Lacan que llega incluso a postular un inconsciente sobredeterminado constituido exclusivamente por palabras . No cabe duda de que el lenguaje hablado es clave en el desarrollo humano y herramienta básica en la búsqueda de la filosofía . Sin embargo deberíamos tener presente que la palabra es un vehículo relativamente reciente en relación a la condición animal y que es una traslación de un sustrato psíquico más esencial constituido por imágenes .   

El nombre de Paul Ricoeur queda asociado a la hermenéutica . Saltando desde la semántica y pasando por encima de la exégesis Ricoeur llega hasta la hermenéutica , que es un método de interpretación de los textos en el cual el escrito queda hasta cierto punto descontextualizado . La palabra escrita no es una trascripción de la palabra hablada –que se inserta dentro de una tradición oral-. La distancia entre el autor y el lector hace posible nuevos significados . Ya no importa sólo lo que el autor quiso decir, sino también lo que el lector pueda encontrar , poner de sí en el texto . El texto se emancipa y recibe nueva vida que le da el lector .